El curso escolar 2020 – 2021 va a ser especial,  dada la situación tan excepcional y novedosa en la que  nos  encontramos, haciendo frente al COVID-19  en todos los ámbitos.

El deporte escolar no es ajeno a esta situación, ni mucho menos. Tenemos claro que es fundamental asegurar la práctica deportiva de nuestros/as menores.

Y no solo porque realizar ejercicio físico es necesario para los niños y niñas, desde un punto de vista de salud, de socialización o  de diversión,  sino que, además, practicarlo con regularidad ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, lo cual favorece la prevención de la enfermedad y el alivio de la sintomatología. Las características propias de la actividad físico – deportiva escolar (instalaciones, materiales, contactos, desplazamientos, y pernoctaciones grupales, edad de las y los deportistas) confieren una gran complicación a la hora de hacer “convivir” los programas de deporte escolar con situaciones de crisis sanitarias como la actual.

Por ello, todas las entidades deportivas en establecer una serie de procedimientos que posibiliten la minimización  del riesgo de contagio entre as y los deportistas, del personal técnico y demás agentes que intervienen en su desarrollo. Estos procedimientos,  plasmados en el presente protocolo, modifican las condiciones de práctica  deportiva para otorgarnos una mayor seguridad frente a la pandemia, como no puede ser de otra forma. Así,  es fundamental la compresión de deportistas, familias, personal técnico y resto  de agentes de la  entidad.

Por último, la correcta aplicación del presente protocolo y, por lo tanto, el desarrollo de unas actividades deportivas seguras, requiere de un alto  compromiso de todas las personas  implicadas en el mismo: familias, deportistas, personal técnico, personas responsables de la entidad etc.  Resulta fundamenta una responsabilidad individual y colectiva de todas y cada una de las personas de la entidad en la aplicación de las medidas a adoptar.

Por último, la correcta aplicación del presente protocolo y, por lo tanto, el desarrollo de unas actividades deportivas seguras, requiere de un alto  compromiso de todas las personas  implicadas en el mismo: familias, deportistas, personal técnico, personas responsables de la entidad etc.  Resulta fundamenta una responsabilidad individual y colectiva de todas y cada una de las personas de la entidad en la aplicación de las medidas a adoptar.

Deja tu comentario